La legislación vigente obliga a las personas con una hipoteca a suscribir un seguro de hogar, el cual cubra al menos el incendio en el inmueble, para así poder responder con el mismo en caso de que un siniestro destruya la vivienda que debe servir como garantía de que la persona pagará su deuda.

No obstante, y aunque con el seguro mencionado es suficiente para cumplir con lo dictado en la ley,  es muy recomendable que el seguro cubra una serie de siniestros más, así como la responsabilidad civil de la vivienda. En esta ocasión hemos decidido por la compañía aseguradora Mapfre, y en especial, hemos escogido el seguro de hogar esencial de entre todas las modalidades que tiene.

A continuación te mostraremos las diferentes coberturas y beneficios que obtendrás si eliges esta póliza:

Daños materiales

  • Daños por agua, rotura de cristales, aparatos sanitarios…
  • Incendio, explosión, daños por fenómenos atmosféricos…
  • Localización y reparación de averías por fugas de agua.

Robo y hurto

  • Daños derivados del robo o su intento en la vivienda.
  • Asistencia sanitaria urgente por lesiones por robo.
  • Responsabilidad civil
  • Indemnizaciones, fianzas y costes judiciales.
  • Daños a terceros.

Asistencia en el hogar

  • Vigilancia y protección ante situaciones de emergencia.
  • Asistencia familiar por accidente ocurrido en la vivienda.
  • Reparaciones, reformas y otros servicios.
  • Servicio informativo sobre animales.
  • Asistencia Informática en el hogar.
  • Orientación médica telefónica.

Mapfre

Por su parte, Mapfre es la única compañía del sector que se encarga de trabajos de mantenimiento o decoración de la vivienda. El servicio incluye 2 intervenciones en el año, los desplazamientos y tres horas de mano de obra en cada visita. Desde la sustitución de una cisterna, hasta la colocación de cortinas o estores, montajes de muebles kit y estanterías y un largo etc.

Además,  es la única compañía del mercado que cubre dos intervenciones al año para reparar la avería mecánica, eléctrica o electrónica, que sufren los electrodomésticos del hogar. Incluyendo desplazamiento, tres horas de mano de obra y piezas.