Crear una empresa es un paso muy importante. Ejercer por cuenta propia una actividad empresarial es un rato que no todo el mundo asume, por lo que hay que estudiar con detalle todos los pasos para generar tu propio empleo y no depender de un tercero. Es por ello que recomendamos un seguro para que protejas tu fuente de ingresos. Pero, ¿sabes cuál es el adecuado?

La realidad es que cada empresa es distinta, por lo que no todas tendrán el mismo seguro. Existen los seguros obligatorios, que están creados para brindar estabilidad mercantil y seguridad jurídica dentro de una actividad empresarial.

Un seguro de empresa debe cubrir el volumen de negocio, los trabajadores y los activos que se tengan para asegurar.  La realidad es que la mayoría de empresas no prevén con antelación y evitan pagar un seguro para ahorrar, lo que a la larga sale más caro, ya que en caso de algún incidente, el empresario tendría que pagar de su bolsillo.

Seguros obligatorios para todas las empresas

Los seguros obligatorios para todas las empresas son los de Responsabilidad Civil, seguros a los vehículos de empresa, y seguro a los trabajadores. El seguro de responsabilidad civil responderá a los daños que provoque la empresa en el desarrollo de la actividad profesional. Por ejemplo, si tienes un local, cualquier persona puede sufrir un accidente dentro de tus instalaciones, por lo que este seguro responderá adecuadamente. Mientras que el seguro a los trabajadores cubre la indemnización por accidente de la plantilla, muerte o incapacidad permanente.

Seguros de empresas

Las empresas que tengan una flota de vehículos, el seguro de coche es obligatorio para poder circular en las carreteras españolas. Si la empresa es de construcción, es necesario un seguro decenal, que ofrece una garantía de diez años a los compradores de inmuebles nuevos que cubre los daños, vicios o defectos de construcción.

Ya sea que tengas un local o una oficina, es conveniente la contratación de un seguro multirriesgo para el lugar donde se encuentre la empresa. Este seguro cubre los daños que pueda sufrir el local  o que afecten a los vecinos. Es una póliza rentable, ya que es más económico que afrontar el gasto.

También se puede contratar el seguro de Responsabilidad Civil Patronal, que engloba los perjuicios que puedan caer sobre los trabajadores. La RC de Productos que tienen que ver con los daños que pueda sufrir un producto al ser entregado al destinatario. Y el de RC de Explotación que es la que la empresa debe hacer frente como consecuencia del desarrollo de su actividad.