Las Sociedades Protectoras de Animales son entidades sin ánimo de lucro, que tienen como objetivo principal ayudar a los animales y fomentar el respeto al medio ambiente. Una protectora de animales lucha y trabaja por el respeto y dignidad de todos los animales, están en contra del maltrato, y solo apoyan el sacrificio por enfermedad terminal del animal.

Estas sociedades trabajan principalmente en refugios donde dan cobijo y amor al animal. Tienen recursos limitados, por lo que no suelen hacerse cargo de animales que tengan dueño. Además, dan servicios de acogida sonde sus voluntarios acogen temporalmente a animales que necesitan un hogar. Tienen una base de datos de adopción y colocación para buscarles un hogar a los animales, y también esterilizan a los felinos para impedir que las gatas tengan celo y crezcan colonias sin control.

prortectoras animales

Todas las personas pueden colaborar haciéndose socios, también con donativos, divulgando información, apadrinando mascotas, colaborando en las actividades, y adoptando. Podemos decir que estas protectoras le dan una vida digna a los animales sin hogar y son manejadas por entidades altruistas que aman y respetan los animales.

Una protectora de animales comienza su jornada laboral temprano en la mañana cuando los cuidadores sacan a las mascotas al patio. Durante la noche estos duermen solos o acompañados para brindarse más calor. La mayoría de protectoras cuentan con patios amplios para que los animales paseen y hagan sus necesidades. Luego se limpian y desinfectan con agua y lejía. En los patios suelen haber agua fresca y limpias y se distribuye a los animales según el tamaño, el sexo y su comportamiento.

Cuando los trabajadores de las protectoras están en descanso, los animales vuelven a su lugar para poder comer. Luego, regresan al patio para disfrutar de cuidados personalizados. Los animales que necesitan atención médica son atendidos por los cuidadores, quienes les aplican el tratamiento adecuado. En caso de que el animal necesite atención especializada, se traslada a una clínica veterinaria.

El trabajo de las protectoras de animales se basa con los animales recogidos de las calles. Si una persona quiere dejar su mascota, se le advierte sobre las consecuencias, ya que el animal puede morir de pena. Cuando ingresa un nuevo animal se conoce su estado sanitario, y se mantienen en cuarentena para conocer si tienen alguna enfermedad contagiosa. También se les vigila en cuanto a los parásitos, y en la cuarentena se conoce el carácter del animal. Las protectoras luchan por darle una calidad de vida a los animales hasta que sean adoptados.